Novela Romántica: Romance Contemporáneo: Atardecer en Manhattan. por Evelyn Curtis

January 22, 2020

Novela Romántica: Romance Contemporáneo: Atardecer en Manhattan. por Evelyn Curtis
Titulo del libro : Novela Romántica: Romance Contemporáneo: Atardecer en Manhattan.
Autor : Evelyn Curtis
Fecha de lanzamiento : April 1, 2017
Número de páginas : 204

Descargue o lea el libro de Novela Romántica: Romance Contemporáneo: Atardecer en Manhattan. de Evelyn Curtis en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

¿Qué harías si después de muchos años volvieras a reencontrarte con tu primer amor?
¿Eres de las qué piensa que el primer amor nunca se olvida o de las qué prefiere no mirar al pasado?
Nueva York, 1992. Bajo una copiosa nevada que mantiene la ciudad congelada Henry queda fascinado con la incomparable belleza de una misteriosa joven.
A partir de ese momento comenzara una frenética búsqueda que le llevara a vivir una apasionada historia de amor repleta de obstáculos y dificultades.

Fragmentos de Atardecer en Manhattan:

«Justo en ese mismo momento fue cuando te vi por primera vez. Te encontrabas junto a varias amigas en el margen izquierdo del lago, llevabas un elegante abrigo de color rojo burdeos y una bufanda celeste anudada al cuello ocultando parte de tu preciosa melena rubia. Tus ojos verdes esmeralda me hipnotizaron al instante y tu preciosa sonrisa irradiaba tanta vitalidad que no podía dejar de mirarte ».

«Su narrativa era pura poesía, en solo unos instantes te cautivaba hasta tal punto que era imposible dejar de escucharla y, por supuesto, mirarla. Solo pude oír la parte final de su intervención:
— En sus Ninfeas, Monet capta el brillo de las hojas heridas por el sol, el intenso colorido de sus nenúfares, el blanco impoluto de las nubes reflejado en sus cristalinas orillas y la sublime quietud de sus aguas mansas».

«— Creo que este trabajo es casi tan fascinante como el del museo. ¡Fíjate! —dijiste pasando la yema de tus dedos por la cubierta de un libro—. El vetusto encuadernado, el crujido de sus páginas, el color amarillento de la celulosa, el aroma del papel envejecido. Es un placer recorrer estos pasillos con tanta historia».

«Arranqué el coche y, en cuanto llevaba cien metros recorridos, ya te echaba en falta. Sin pensarlo dos veces, aparqué en doble fila y te mandé un mensaje con el móvil:
—No dejo de contar los segundos para volver a verte ».