Barbie y otras historias de Vilnius por Paula Pulgar Alves

April 2, 2020

Barbie y otras historias de Vilnius por Paula Pulgar Alves
Titulo del libro : Barbie y otras historias de Vilnius
Autor : Paula Pulgar Alves
Fecha de lanzamiento : December 13, 2017
Número de páginas : 221

Descargue o lea el libro de Barbie y otras historias de Vilnius de Paula Pulgar Alves en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Estábamos a finales de agosto y toda nuestra vida, la mía y la de J.A., iba metida en un par de maletas y unas mochilas. Ahí descubrí que todo lo que necesitas entra en una maleta y que todo lo que quieres tienes que llevarlo en el corazón y en la cabeza.
Aterrizamos en Vilnius bien entrada la noche y nos alojamos en un hotel cercano al aeropuerto. En aquel hotelucho me di cuenta de que mi vida iba a cambiar, de que ya nunca iba a ser la misma. Allí mismo, en una habitación sin persianas, despierta por la luz del amanecer de las cuatro de la madrugada, fue donde empecé a crear mi propia ciudad literaria.
Las historias que ocupan este libro de cuentos empezaron a crearse en nuestro tercer año de estancia en Lituania. Un día le hice una propuesta a J.A. Podíamos escribir relatos sobre la ciudad, uno por semana, alternándonos en el juego literario. Él puso el límite de espacio: dos páginas a lo sumo. Iban a ser historias cortas, de las que tanto me gustan a mí, en las que solo se dibujasen las sutilezas, los pequeños detalles, el perfil de los protagonistas. Y cada narración tenía que enlazarse con la anterior por medio de una trama, un lugar, un personaje, etc. Con estas premisas, a cuatro manos, fuimos tejiendo las historias que ambos “encontramos” en los distintos rincones de la ciudad. Cada uno actuó con libertad, usando sus propios temas, trabajando a su manera. El primer relato lo escribí yo. La idea surgió de una conversación con una amiga lituana, que me contó que había tenido su primera Barbie ya de adolescente, cuando su padrastro, que era viajante, se la trajo de otro país. Mi amiga, a pesar de ser muy joven, fue una niña soviética, porque no hace ni treinta años que los lituanos se independizaron. Así que el brazo de Barbie, en mi cuento, es un símbolo de la entrada de la cultura occidental en las repúblicas que conformaron la vieja URSS, aquel conglomerado de países que, a pesar de lo que se pueda pensar, muchas veces poco o nada tenían en común. Tras el cuento de Barbie vinieron otras muchas historias ambientadas en la ciudad. Algunas son realistas, otras fantásticas, pero siempre está Vilnius, porque esta es ya mi (no sé si nuestra) ciudad literaria.
Vilnius es, sin duda, una ciudad evocadora plagada de historias. Por sus calles pasaron, entre otros, los nazis, las tropas soviéticas y el ejército napoleónico (el propio emperador francés se enamoró de Santa Ana, una de las iglesias más hermosas de la ciudad). En medio de su calle principal todavía se conserva la vieja cárcel de la KGB, cerca del museo judío. Es esta una ciudad llena de historia, convertida ahora, con el paso del tiempo, en un lugar moderno, plagado de hipsters y de jóvenes que hablan tres, cuatro o cinco idiomas, que comparten a su vez trolebuses con ancianas que vivieron otra época muy distinta y que no entienden que la gente joven se tenga que ir a buscar trabajo a otros países de Europa. Vilnius es una ciudad contradictoria, hermosa, dura, en la que, al igual que en la mayoría de los sitios, puedes encontrar lo mejor y lo peor, una ciudad que no es ni Este ni Norte, que es una mezcla de ambos, un lugar con gente que ama a su país, pero que algunas veces no es capaz de sentir pena por algunos de sus conciudadanos. Un lugar helado y blanco en invierno, pero de verdes primaveras y cálidos mayos. Vilnius será ya para siempre mi ciudad literaria, ese sitio en el que imagino parte de los cuentos que escribo, en el que mis personajes viven, crean, asesinan, aman, se transforman, crecen...
Aquí os dejo nuestras historias. Espero que os gusten.